Bestiario del Reyno de Chile

Bestiario del Reyno de Chile La idiosincrasia chilena y nuestra forma de ver el mundo siempre resulta extra a para la gente de distinta procedencia y de ello Renzo Pecchenino italiano de nacimiento que arriba a Chile a la edad

  • Title: Bestiario del Reyno de Chile
  • Author: Lukas
  • ISBN: 956761802X
  • Page: 144
  • Format: None
  • La idiosincrasia chilena y nuestra forma de ver el mundo siempre resulta extra a para la gente de distinta procedencia, y de ello Renzo Pecchenino, italiano de nacimiento que arriba a Chile a la edad de dos a os, se dio cuenta Adoptar nuestro idioma y costumbres y asimilarlas como propias, a pesar de haber nacido fuera y criarse en el seno de una familia europea, no siempLa idiosincrasia chilena y nuestra forma de ver el mundo siempre resulta extra a para la gente de distinta procedencia, y de ello Renzo Pecchenino, italiano de nacimiento que arriba a Chile a la edad de dos a os, se dio cuenta Adoptar nuestro idioma y costumbres y asimilarlas como propias, a pesar de haber nacido fuera y criarse en el seno de una familia europea, no siempre le result f cil, pero as tambi n lo anterior, le permiti tener una visi n y capacidad de observaci n nica y diferente, la de un extranjero, pero chileno tambi n.Es as como en 1972 de su mano y genio creativo publica la primera edici n del Bestiario del Reyno de Chile donde nos presenta su aguda visi n y creativo genio a la hora de observar e ilustrar la idiosincrasia y lenguaje nuestro, ah podemos encontrar al Cabro choro hijo de tigre , al Gallo Paleteado , a la cabra patarrajada , a la gallada , etc entre muchos otros personajes de nuestra bestiario, que son, sin duda, expresiones que en la mayor a de los casos no tienen una traducci n a otro idioma, y que por cierto significan una dificultad al extranjero cuando deben entender qu le est n diciendo con ellas.

    One thought on “Bestiario del Reyno de Chile”

    1. El chileno parte cabro(a) y termina gallo(a), ¡qué maravillosa evolución! Este libro toma gran parte de la idiosincrasia chilena, desde el como somos hasta como nos dividimos y juega, de una manera perfecta, con nuestra fascinación de animalizar todo y a todos. Lo mejor es el chiste de los pocos-gallos, algo que hoy en día sería denunciado por discriminación e intolerancia. Por suerte existió una época donde existía la libertad de expresión.

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *